Comienza MOSAiC, la mayor expedición ártica de todos los tiempos

September 20, 2019

Aurora boreal sobre el Océano Ártico central. Esta imagen fue tomada durante una expedición del rompehielos de investigación alemán Polarstern. (Foto: Stefan Hendricks).

 

Congelados en el hielo marino del Ártico, científicos de 17 países investigarán el epicentro del cambio climático a bordo del rompehielos de investigación "Polarstern" durante todo un año.

 

Después de una década de preparativos, finalmente llegó la hora: en minutos, el rompehielos alemán "Polarstern" parte del puerto noruego de Tromsø. Escoltada por el rompehielos ruso Akademik Fedorov, hacia el Ártico Central. Los investigadores a bordo explorarán una región que es prácticamente inaccesible en invierno y que es crucial para el clima global. De esa manera van a recopilar datos que se necesitan con urgencia sobre las interacciones entre la atmósfera, el océano y el hielo marino, así como sobre el ecosistema. Gracias a la colaboración entre expertos internacionales, la deriva de hielo de un año más allá del Polo Norte llevará la investigación climática a un nivel completamente nuevo.

 

El buque de investigación alemán Polarstern durante una expedición al Océano Ártico central. (Foto: Mario Hoppmann).

 

Casi ninguna región se calentó tanto como el Ártico en las últimas décadas. Al mismo tiempo, hay carencia de observación durante todo el año desde el Océano Ártico. Por primera vez, la expedición MOSAiC se desplazará en el hielo con un rompehielos de investigación moderno durante todo un año, lo que permitirá a los científicos investigar el invierno del Ártico en las cercanías del Polo Norte. En los procesos climáticos hay una pieza faltante del rompecabezas que se necesita para hacer mejores pronósticos sobre el cambio climático global. Se cree que el calentamiento extremo en el Ártico tiene un enorme impacto en las latitudes medias. 

 

La expedición MOSAiC, dirigida por el Instituto Alfred Wegener, el Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) conlleva desafíos sin precedentes. Una flota internacional de 4 rompehielos, helicópteros y aviones abastecerá al equipo en su viaje épico. Un total de 600 participantes internacionales, la mitad de los cuales son investigadores, formarán parte de la misión.

 

Un helicóptero Polarstern despegó para medir el espesor del hielo marino con su sensor EM Bird a cuestas. . (Foto: Mario Hoppmann).

 

 

Antje Boetius, Director del Instituto Alfred Wegener, aseguró que desde hace ocho años trabajan en esta misión y detalló como será este año de investigación.

 

"Durante la expedición, Polarstern se congelará en el hielo y proporcionará alojamiento seguro mientras se realizan investigaciones en el exterior. hielo marino en condiciones extremas. Tenemos una red de los mejores investigadores internacionales del Ártico de diversas disciplinas para hacer despegar la misión. En 2011, no podíamos haber imaginado imaginar cuán delgado sería el hielo marino y qué tan cálidos serían los inviernos. Ya es hora de que la expedición se ponga en marcha y recopile datos e imágenes de una región que está cambiando más rápido de lo que podemos estudiar".

 

 

Los físicos de hielo marino de AWI trabajan, mientras que el viento golpea y hundidos en la nieve. (Foto: Stefan Hendricks).

 

Por otro lado, Markus Rex, Jefe de MOSAiC, habló de la complejidad de la investigación que llevarán adelante. 

 

"Esta misión es innovadora. Por primera vez podremos medir los procesos climáticos en el Ártico Central en invierno. Y por primera vez podremos entender esta región y representarla correctamente en modelos climáticos. El Ártico es el epicentro del calentamiento global y ya ha sufrido cambios dramáticos. Y es la cocina meteorológica para el clima en Europa. Condiciones climáticas extremas como brotes de aire frío del Ártico aquí en invierno, o las olas de calor en verano están vinculadas a los cambios en el Ártico. Al mismo tiempo, las incertidumbres en nuestros modelos climáticos no son más grandes que en el Ártico. No hay pronósticos confiables de cómo se desarrollará el clima ártico o qué eso significará para nuestro clima, nuestra misión es cambiar eso."

 

Polarstern en el mar de Weddell, despliegue de los focos. (Foto: Stefan Hendricks).

 

Los dos rompehielos permanecerán en contacto visual mientras cruzan los mares de Barents y Kara en rumbo al Ártico Central. Después de aproximadamente dos semanas, se espera que lleguen a la región objetivo. El primero de un total de seis equipos buscará un témpano de hielo adecuado para establecer el complejo campamento de investigación. Pero los investigadores trabajarán contra reloj, ya que solo unos días después de su llegada, el sol dejará de salir por encima del horizonte. El hielo marino crítico en la región objetivo plantea un desafío adicional. Este año, la extensión del hielo marino disminuyó significativamente.

 

El objetivo del crucero es llevar a cabo un programa de investigación interdisciplinario sobre la atmósfera, el hielo marino, el océano y el ecosistema durante el invierno para obtener una comprensión de las propiedades y procesos físicos y biogeoquímicos durante la temporada de crecimiento del hielo marino. (Foto: Stefan Hendricks).

 

Los participantes de la expedición conectarán el campo de investigación con una red de estaciones de medición establecidas en un radio de 50 kilómetros por investigadores que utilizan el rompehielos de escolta Akademik Fedorov. La escuela MOSAiC a bordo del Akademik Fedorov ofreció a 20 jóvenes investigadores polares, estudiantes universitarios y estudiantes de doctorado la oportunidad única de participar en la fase inicial de la expedición y aprender a realizar expediciones polares de primera mano. Ni bien se complete la red distribuida, los dos rompehielos se van a unir para un intercambio final de tripulación y suministros antes de que el Akademik Fedorov regrese a Tromsø, para el 30 de octubre. Los investigadores a bordo de Polarstern permanecerán allí hasta mediados de diciembre, cuando serán reemplazados por el segundo equipo. La expedición será reabastecida, y habrá más cambios de equipo durante el 2020. También hay una campaña de vuelo de acompañamiento planificada para la primavera, para la cual se tallará una pista de aterrizaje del hielo marino. A finales del verano del 2020, entre Groenlandia y Svalbard, el Polarstern se liberará del hielo y regresará a su puerto de origen de Bremerhaven, Alemania, donde se espera que llegue a mediados de octubre de 2020.

 

Entrenamiento en mar y hielo en Finlandia en preparación para la expedición MOSAiC (Foto: Roland Kerstein).

 

El presupuesto para la expedición es de aproximadamente 140 millones de euros. Durante el transcurso del año, estarán a bordo alrededor de 300 investigadores de 17 países, desde Bélgica, Canadá, China, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Japón, Países Bajos, Noruega, Polonia, Rusia, España, Suecia, Suiza y Estados Unidos. Serán apoyados en tierra por investigadores de Austria y Corea del Sur. Las preguntas que los investigadores indagarán durante la expedición están estrechamente relacionadas. Juntos estudiarán todo el sistema climático en el Ártico Central por primera vez. Recopilando datos sobre cinco subáreas: atmósfera, hielo marino, océano, ecosistemas y biogeoquímica, con el fin de obtener información sobre las interacciones que dan forma al clima ártico y la vida en el Océano Ártico.

 

Fuente: MOSAiC.

Please reload

Otras noticias
Please reload

© 2020 Winter Channel. Todos los derechos reservados.