¿De qué estás hecha?

April 29, 2019

Fanáticos del snowboard, amantes de los deportes blancos, atención. Hoy les vamos a contar cómo y de qué está hecha una tabla de snowboard, nuestra mejor amiga.
 

 Si bien es un proceso industrializado por las grandes marcas, todavía continúa siendo bastante manual o personalizado en su acabado o terminación. En este informe vamos a ir viendo paso a paso como es hacer una tabla y cómo llegamos a tener ese objeto tan preciado junto a nuestros grandes valores.

 

Comenzando por su núcleo, el centro, es una simple lámina de madera. Para este, se pueden usar distintos tipos dependiendo del estilo de la tabla que se vaya a fabricar.

 

Luego para las fijaciones, que tienen que estar bien sujetas a la tabla, se hacen agujeros para introducir “inserts” en los que se sujetaran las fijaciones, una plantilla permite una perforación precisa. Una tabla gruesa será demasiado rígida por lo que el grosor es muy importante.

 

Posteriormente se le realizará un pulido que reduce la tabla a la profundidad deseada. Un procedimiento de modelado afina los contornos de la tabla. En este punto la tabla está perfectamente lisa sin curvaturas. Los especialistas las almacenan de pie para esperar a la próxima fase.

 

Las capas que contiene una tabla son: por fuera, y la de mayor exposición, es la lámina superior recubierta por una laca ultravioleta, que posteriormente contaremos cuando se coloca. Por debajo de ésta, una fina capa de fibra de vidrio. Luego en el medio, la mencionada y ya lista placa de madera, después otra capa de fibra de vidrio idéntica a la primera y por último; una capa base de fibra. Todas separadas con finas tiras de caucho aislantes.
 

 A continuación, se ajustan los injertos de aluminio incrustándolos en la madera. Después, se coloca una fina lámina de vidrio que permite una mejor sujeción para los insertos.

 

La tabla se engancha a un banco permitiendo una mayor precisión para el trabajo. Se aplica resina epoxi (un adhesivo extremadamente fuerte) a la fibra de vidrio a temperatura ambiente.

 

Posteriormente, es esencial entonces eliminar cualquier resto de resina epoxi y burbujas de aire.

 

En la parte superior de la tabla se coloca un plástico resistente que se aplica por serigrafía. En la serigrafía la tinta se aplica con un rodillo de goma. La aplicación se denomina pasada. Y los colores se aplican uno a uno, entre capa y capa hay que dejar secar la tinta durante varias horas.

 

Lo siguiente es curvar la tabla. Para este proceso se coloca una tapa sobre el molde, cuando este se cierra la tabla recibe la curva deseada. El calor atrapado en el molde, hace que el epoxi se asiente y se endurezca. La tabla sale del molde y cualquier sobrante de epoxi o madera se elimina con una sierra de cinta, es un trabajo de gran precisión y totalmente manual.

 

De nuevo mediante serigrafía se aplica otra capa y posteriormente otro color. Después, se protege la tabla con un barniz de alta protección que fluye como una fina cortina, la tabla pasa sobre esa cortina y a continuación pasa al secadero donde permanecerá unas seis horas.
 

 Con el lijado se elimina el sobrante de barniz de los bordes, y se perforan nuevos agujeros para marcar la posición donde los inserts colocados al principio. Con una lijadora manual se eliminan las imperfecciones del barniz seco y se prepara la tabla para su segunda capa de barniz. A continuación se lija la base de plástico para obtener el acabado deseado y se examina la tabla para comprobar que está bien terminada. Una cuchilla verifica que las diferentes capas están bien adheridas entre sí.

 

Para finalizar se le colocan los cantos de acero inoxidable y las paredes o cantos laterales de absorción de impacto.

 

Algunas tablas llevan algún grabado de aluminio y otro tipo de terminaciones pero básicamente esos son los principales materiales y procedimientos que se realizan en su proceso de fabricación.

Please reload

Otras noticias
Please reload

© 2019 Winter Channel. Todos los derechos reservados.