¿Doping cibernético en los JJ.OO de invierno? (Parte 2)

March 7, 2019

Dejamos instalada la polémica.

 

Se puede hablar de doping cibernético? Se trata de una ventaja ilícita la utilización de estos “elementos tecnológicos”?

 

Sin dudas es necesario tener la mayor cantidad de información posible para poder dar una opinión…y justamente para eso estamos.

 

A los gadgets mencionados en la primera parte del informe, le sumamos ahora el casco de Halo Sport.

 

Su aspecto es el de unos auriculares de música convencionales pero tienen en realidad, un sistema que transmite corrientes eléctricas a la corteza motora, que es la parte del cerebro responsable de nuestros movimientos.

 

La teoría es que estimulando esa parte del cerebro se logran avances significativos en el entrenamiento. A partir de su uso, se incrementa la fuerza, el desarrollo explosivo, la resistencia y la memoria muscular.

 

Esta tecnología, que se conoce como "estimulación transcraneal de corriente directa", no es tan novedosa como parece y ya se ha usado antes para ayudar a víctimas de accidentes cerebrovasculares y a enfermos de Parkinson. Sí es nueva, su aplicación en el deporte.

 

Los esquiadores nórdicos fueron de los primeros en implementar el sistema Halo en el entrenamiento y observaron mejoras en sus saltos.

 

"Los saltadores experimentaron menos tambaleo y aplicaron más fuerza en sus pasadas", dice Troy Taylor, Director de alto rendimiento del equipo norteamericano.

 

"Halo ofrece una tecnología única con la capacidad de incrementar la habilidad del cerebro de aprender nuevas habilidades".

 

Y hay más!
La medicina deportiva dice que cada persona tiene un ojo dominante y que eso puede hacer que los esquiadores desarrollen un lado más débil. Para contrarrestar esa “anomalía” propia de los humanos, los equipos de EE.UU entrenaron para los últimos JJ.OO de Invierno con un sistema denominado Vima REV.

 

Se trata de unas gafas estroboscópicas capaces de reducir la visión en ambos ojos mostrando acciones intermitentes o bloqueando la visión en un ojo con luces claras y opacas.
"Las gafas tienen un obturador que permite retirar y devolver la visión muy rápidamente", explica Sasha Rearick, entrenador principal del equipo masculino de esquí alpino. Y de acuerdo a los resultados analizados, el grupo ha visto un aumento en el rendimiento de sus integrantes al fortalecer el ojo menos dominante.
Las gafas también pueden mejorar el procesamiento de la visión y la capacidad de anticipar ciertos movimientos.

 

Existe una teoría que dice que la clave para dominar el esquí es necesario practicar 10000 horas pero aun siendo profesionales del deporte, es prácticamente imposible alcanzar esa cifra. "Tratamos de practicar en la nieve entre 150 y 200 días al año, y vamos en busca
de la nieve en distintos lugares del mundo", afirma Taylor.

 

"Cada vez que estamos sobre la nieve hacemos entre 6 y 10 carreras de entrenamiento, que duran entre 30 y 60 segundos cada una, y eso son solo de tres a 10 minutos al día, lo cual supondría entre 10 y 20 horas al año... y eso ni se acerca a las 10.000. ¿Qué podemos hacer entonces para aprender más rápido que otros equipos? ¿Cómo podemos obtener más tiempo de entrenamiento? O que ser innovadores y experimentales, y aprovechar lo que ofrece Silicon Valley, las universidades de investigación y los patrocinadores para obtener ventajas a escala global. Tenemos que innovar y probar cosas nuevas", completa el entrenador norteamericano.

 

Aunque eso, pueda atentar contra el espíritu mismo del deporte. Ganar a cualquier precio, no parece ser una buena filosofía. Mejorar el rendimiento y elevar los límites al máximo podría ser la consigna lógica de todo entrenador.

 

Hay un punto de equilibrio? Vos que opinás?

 

 

Please reload

Otras noticias
Please reload

© 2019 Winter Channel. Todos los derechos reservados.