La historia del Antartic Snow Cruiser: el enorme vehículo perdido en la Antártida

May 18, 2020

 

Visto por última vez en 1958, el Antartic Snow Cruiser fue uno de vehículos más espectaculares de ingeniería automotriz.

 

Fue construido entre 1937 y 1939 y se encargó especialmente para una de las expediciones del explorador Richard Byrd a la Antártida, una invención revolucionaria, que no pudo lograr su propósito.

Sin dudas fue uno de los mejores vehículos fabricados antes de la Segunda Guerra Mundial, con un cuerpo gigante, sobre enormes neumáticos. Tenía 17 metros de largo y 6 metros de ancho, pesando 34 toneladas.

Repleto de características innovadoras, parecía ser una excelente manera de explorar el continente antártico y sus grietas profundas. Cada neumático se podía subir o bajar individualmente casi 1 metro y ambos ejes tenían dirección para garantizar que no se atasque con frecuencia.

 

 
Pensado como una base sobre ruedas, estaba extremadamente bien aislado y diseñado para acomodar a una tripulación de 5 personas, además de ser autosuficiente durante más de un año. Tenía unos 9.500 litros de combustible a bordo, lo suficientemente bueno como para otorgarle un alcance de 8.000 kilómetros. También tenía un taller de máquinas que venía con un soldador, en caso de que el vehículo tuviera que repararse en medio de la nada.

La forma en que funcionaba lo hacía todavía más impresionante: tenía dos motores diesel Cummins de seis cilindros, cada uno con 150 caballos de fuerza y ​​1.800 rpm. Estos proporcionaban una combinación de 300 caballos de fuerza, siendo solo generadores para los cuatro motores eléctricos de 75 caballos de fuerza. Sí, un híbrido!
 La velocidad máxima era de 48 km/h.
 

 Su costo total se estimó en $300.000 dólares, lo que hoy serían de más de $5.5 millones.

Sin embargo, a pesar de lo impresionante que se veía el vehículo y de lo bien que estaba pensado, no logró su propósito. En enero de 1940 llegó a la Antártida donde rápidamente demostró que no era muy efectivo para moverse. Aparentemente, era muy lento para explorar.

Rápidamente se convirtió en una base estacionaria. Su capacidad y aislamiento demostró ser altamente efectivo y fue así fue como se usó durante unos meses en 1940, antes de que se abandonaran todas las expediciones antárticas cuando USA cambió su enfoque por la Segunda Guerra Mundial.

Después, permaneció abandonado hasta después de la guerra, a fines de 1946, cuando fue redescubierto por otra expedición de Estados Unidos, y luego fue abandonado otra vez. Pasaron 12 años antes de que fuera avistado nuevamente, en 1958, esta vez por una expedición internacional: esta fue la última vez que se vio, y su destino es incierto en este momento.

 

 
El Antártic Snow Cruiser fue abandonado cerca de una base llamada Little America, que se desprendió en parte del continente, por lo que el Cruiser todavía está enterrado bajo la nieve o cayó al fondo del océano.

Algunos dicen que después de la última observación confirmada, en 1958, fue tomada por la Unión Soviética durante la Guerra Fría, pero no hay certezas. Donde sea que esté, es una pieza impresionante de la historia. El Cruiser es probablemente uno de los vehículos más espectaculares e  innovadores que se hicieron hasta hoy.

Please reload

Otras noticias
Please reload

© 2020 Winter Channel. Todos los derechos reservados.