La vida de un esquiador, Aksel Svindal

April 25, 2019

Una de las leyendas del esquí mundial, el noruego Aksel Lund Svindal se abre en esta charla y cuenta todo sobre su carrera. Luego de haber anunciado su retiro, explica un poco lo que es la vida de un esquiador profesional.

 

 El skiman de 36 años nacido en la ciudad de Lørenskog, anunció antes del Campeonato del Mundo de Esquí Alpino FIS 2019 en la estación suiza de Åre, que lo vio ganar una plata en declive detrás de su compatriota y buen amigo Kjetil Jansrud, que al final de la temporada de la Copa del Mundo FIS se retirará de las pistas.

 

La única victoria de Svindal en la Copa del Mundo 2018/19 se produjo en el Super-G de Val Gardena, sin embargo, ganó dos globos de cristal en general en 2007 y 2009, junto con nueve títulos de disciplina en la Copa del Mundo, todos al principio y en esplendor de su gran carrera.

 

Entre otras cosas comentó: "No me arrepiento. Estoy contento con casi todo. Parece que no me importa, tal vez porque las cosas nunca se vuelven perfectas, pero de nuevo si solo vas a ser feliz con lo que es perfecto en la vida, ¿Qué es realmente perfecto? Si las cosas suben un 99%, deberías estar realmente feliz, porque siempre hay algo en lo que puedes pensar que se podría haber hecho un poco mejor. Puedes tomar esa lección y recordarla para la próxima vez, pero no hay necesidad de mirar atrás y pensar: "Debería haberlo hecho. Debí haberlo hecho". Esa es toda la historia".

 

 Aliado a siete importantes medallas de oro de campeonato y otras seis platas y bronces, hace que sea una carrera maravillosa, especialmente con grandes choques para recuperarse. Entre estos se pueden recordás los brutales accidentes de Beaver Creek y Kitzbühel de 2007, los que podrían haber terminado su carrera mucho antes, pero él se defendió con valentía para disfrutar aún más de la gloria.

 

Reveló: "Como ser humano, el de Beaver Creek era más difícil, porque era complicado en términos de vida cotidiana. Solo para comer era complicado. Creo que perdí 18 kilos en 10 días después de ese choque. Kitzbuhel fue mucho más complicado en términos de volver a esquiar. El resto de mi cuerpo se sentía bien, pero tenía una rodilla que no quería ir a esquiar. No creo que haya otro deporte que pueda ponerme más estrés. Fue en el lugar exacto donde trabaja la rodilla para ejercer el esquí alpino, fue la peor lesión para practicar este deporte".

 

 Al ser consultado sobre qué es lo que más extrañará del circuito profesional, respondió: "Estás con personas que realmente podés decir que son algunos de tus mejores amigos y estás luchando por algunos de los títulos más grandes que puedes ganar contra naciones con otros atletas que son increíbles. Tenés esta dinámica que a la ves es tan visible porque estás luchando constantemente por centésimas de segundo. No hay nada más que vaya a hacer en mi vida donde este sentimiento sea el mismo. Esa es la parte que voy a buscar pero a la que me cuesta mucho encontrarla al día de hoy".


Esto que menciona en el final es muy común en el momento del retiro de todo deportista de alto rendimiento, quién, acostumbrado a competir, no ve donde encontrar esta sensación de adrenalina en su vida cotidiana. Él es Aksel Lund Svindal, es noruego, ama el esquí y es una leyenda que hoy se retira para que quede en nuestro recuerdo, nos inspire y deje lugar a los más jóvenes.

Please reload

Otras noticias
Please reload

© 2019 Winter Channel. Todos los derechos reservados.